martes, 25 de junio de 2019

BIENVENIDOS A LA COMUNIDAD IIDENUT


La Comunidad IIDENUT nace como un espacio dirigido exclusivamente a desarrollar herramientas que permitan contribuir con el posicionamiento de los profesionales de la Nutrición de habla hispana y no solo eso, sino también el intercambio de información organizada, depurada y con la suficiente validez científica como para servir de respaldo para nuestro ejercicio cotidiano. Para ello, hemos extraído todas las ventajas posibles que el mundo digital puede ofrecer para ponerlas al servicio de una ciencia pujante, exitosa y en plena evolución como es la Ciencia de la Nutrición.

lunes, 18 de marzo de 2019

EL CONSUMO DE LECHE DE VACA EN MENORES DE 01 AÑO PRODUCE MICROSANGRADO INTESTINAL


La leche entera de vaca (LEV) es un alimento tradicional en la canasta básica del poblador peruano. Desde hace 20 años, existen amplias descripciones sobre el papel de la caseína (una de las fracciones proteicas de la LEV) en el desarrollo de micro sangrados a nivel intestinal y su contribución causal al desarrollado de anemia en el recién nacido.

Tanto la leche humana como la LEV están compuestas por dos grupos diferentes de proteínas: proteínas del suero y fracciones de caseína.  El ratio de suero - caseína en la leche humana puede pasar de 9 a 1, es decir, 90% proteínas del suero y solo 10% caseína durante la primera semana de lactancia hasta estabilizarse en una ratio de 6 a 4 a partir de la tercera semana de lactancia; la LEV, por otro lado, presenta un ratio de 2 a 8; lo que significa que solo presenta un 20% de sus proteínas, bajo la forma de proteínas de suero (tabla 1). 

martes, 19 de febrero de 2019

ANGULO DE FASE: PRECISIÓN Y USO CLÍNICO


La impedancia eléctrica es una medida física que describe la oposición que se genera en un conductor determinado al paso de la corriente eléctrica; sin esta medida, no se podría entender el funcionamiento de dispositivos eléctricos ni electrónicos. La impedancia eléctrica, como se desprende de lo citado, no es una medición que nació dentro del área de la salud y aunque se conoce desde mediados del siglo XIX, recién en la década de 1960 el físico fránces Thomasset la adecua para ser empleada en tejidos biológicos; en ese momento nace la Impedancia Bioelectrica (1)-bio por medirse en tejidos vivos-.

Si al cuerpo humano se le introduce una pequeña corriente eléctrica alterna por un extremo a través de un emisor y luego se mide cuanto es lo que llega a un receptor ubicado en el otro extremo, la diferencia entre ambas medidas se denominará Impedancia (Z), cuya fórmula matemática se expresa de la siguiente manera: (Z)2 =(R)2 + (Xc)2. Ahora bien, el valor de esta disminución (la cantidad de corriente que no llegó al receptor) obedecerá a la interacción de 2 elementos en el cuerpo: la resistencia (R) y la reactancia (Xc).

La resistencia (R) representa el valor de oposición, resistividad o mala conductividad del medio; es decir, si un tejido tiene más agua la resistencia al paso de la corriente alterna será menor y si el tejido tiene menos agua la resistencia al paso de la corriente alterna será mayor; el tejido graso y óseo contienen poca agua, son malos conductores (alta resistencia); mientras que el tejido muscular (rico en agua intracelular), los fluidos intra y extracelulares son muy buenos conductores (baja resistencia) (2). La reactancia (Xc), por otro lado, está dada en función del número de interfases celulares que la corriente alterna deba atravesar; es decir, que mientras mayor sea el número, el tamaño y la integridad de las membranas celulares del cuerpo, mayor será la reactancia; por esta razón, la reactancia es una medida del estado nutricional del individuo. 


miércoles, 13 de febrero de 2019

ALERGIA A LA PROTEINA DE LA LECHE DE VACA


La alergia a la proteína de la leche de vaca (ALPV) es una de las más frecuentes en lactantes y niños pequeños; afecta a aproximadamente el 2.5% de la población de este grupo etario (1). Se origina debido a una reacción inmunológica de hipersensibilidad a una o más de las fracciones proteínicas de la leche de vaca. Debe quedar claro que la ALPV no es lo mismo que intolerancia a la lactosa; está última la revisaremos en una nota posterior.

Existen tres tipos de presentación de ALPV: i) la mediada por IgE que se presenta a menos de 1 hora de exposición, es la más común y de manejo más complejo; ii) aquellas no mediadas por IgE que suelen ser de presentación tardía (horas y días), menos frecuentes y de un manejo menos complicado; y iii) las mixtas (2).

En el caso específico de aquellas mediadas por Ig E, sus manifestaciones afectan entre el 75-95% de los niños afectados y su intensidad puede variar de leve hasta tan intensa como un cuadro anafiláctico agudo (tabla 1).

viernes, 1 de febrero de 2019

NUTRICIÓN Y PATOLOGÍA RENAL


Los riñones llevan a cabo funciones diversas que, de alguna manera, se pueden agrupar en 3 categorías: excretoras, reguladoras y endocrinas. En este contexto, los riñones participan en procesos complejos que van desde la excreción de la urea formada a partir de los desechos de nitrógeno provenientes de la metabolización de proteínas o de la creatinina formada a partir del metabolismo de la creatina fosfato -una de las formas de almacén energético de los músculos- hasta la síntesis del metabolito activo de la vitamina D -el calcitriol-, pasando por la regulación de los niveles plasmáticos sodio y potasio.

Los problemas que afectan la función renal tienen grados variados de complejidad. La litiasis renal y las infecciones a las vías urinarias son probablemente dos de los problemas más comunes del sistema renal y los que menos mortalidad presentan.  Aunque no existe una causa clara para el desarrollo de litiasis renal, si se han identificado factores predisponentes: intrínsecos y extrínsecos. Intrínsicamente, la historia familiar de cálculos renales multiplica por 3 la posibilidad de padecerlos, la obesidad -sobre todo en mujeres-, la Diabetes Mellitus, la hipertensión arterial (HTA), el hipertiroidismo y la gota, incrementa son otros factores que también incrementan este riesgo. Extrínsecamente, el consumo reducido de agua por diversas circunstancias y el consumo reducido de fuentes alimentarias de calcio incrementan significativamente el riesgo de padecer cálculos; debe recordarse que el calcio quela el exceso de oxalato a nivel intestinal y evita que llegue a la sangre y por allí al riñón; los cálculos de oxalato de calcio son los más prevalentes, alrededor del 60% (1).